1er. SIMPOSIO INTERNACIONAL DEL PAISAJE “Pensar y Sentir el Paisaje”

Captura de pantalla 2017-09-23 a las 18.56.31.png

 

Agenda FORO LALI
Agenda Simposio 
Agenda Symposium (ENG)

 

En nombre de la Iniciativa Latinoamericana del Paisaje y de los co-organizadores del simposio en referencia; nos complace invitarte, a participar del 1er. SIMPOSIO INTERNACIONAL DEL PAISAJE “Pensar y Sentir el Paisaje”, que se realizará en el Dpto. del Quindío, Colombia en el mes de noviembre próximo entre los días 15 al 20.

El año 2017 ha sido declarado por las Naciones Unidas como Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. Los eventos de este año aspiran a generar actos conscientes a los responsables de tomar decisiones, a la academia, a la sociedad civil y al público en general de la contribución del turismo sostenible al desarrollo, movilizando de manera simultánea a todos los grupos de interés para que trabajen juntos para hacer del turismo un catalizador de cambio positivo.

Considerando que el paisaje es un bien común y el derecho al paisaje es una necesidad que todos los seres humanos deberían disfrutar, este encuentro generará compromisos y responsabilidades; autoridades, gremios, instituciones, sociedad civil realizaremos en el 1er SIMPOSIO INTERNACIONAL LALI.

Diseñar un turismo que aproveche al patrimonio, al paisaje y al desarrollo sostenible local no sólo ayuda a conservar los recursos que lo hacen posible, sino que también cumple con el deber ético de guiar la percepción social hacia la conciencia y el respeto, que a su vez conducirá a la sostenibilidad y reconciliación.

El evento estará conformado por cuatro actividades:

  1. VI Foro/Taller LALI
  2. 1er. Simposio Internacional del Paisaje
  3. Concurso Latinoamericano “Turismo Sostenible y Responsable en favor del paisaje”
  4. Taller LALI escuelita rural. El paisaje del futuro_ diálogos artísticos con las niñas y niños en torno al Paisaje Cultural Cafetero (PCCC).

El mismo tiene como objetivo, ampliar los conocimientos de las diversas disciplinas que entienda el paisaje como la expresión de rasgos identitarios de un lugar y su rostro, así como de una gestión colaborativa entre instituciones, sociedades civiles y agricultoras a favor del paisaje, intercambiando experiencias y estableciendo vínculos para una formación consciente sobre el tema. El objetivo principal es reunir a actores de diferentes ámbitos que rara vez se cruzan: redes de paisajes, gremios, sociedad civil, academia, instituciones, ministerios, autoridades locales, instituciones de áreas protegidas, organismos de decisión, empresarios turísticos, etc. en un esfuerzo para para debatir, aprender, innovar, estimular y reconocer iniciativas, proyectos, estrategias nacionales e internacionales de turismo que sigan los principios de sostenibilidad, responsabilidad social y comercio justo, y que pongan en valor el paisaje y su patrimonio cultural.

La LALI es un punto de partida para orientar y aunar esfuerzos latinoamericanos en la procura del reconocimiento, la valoración, la protección, la gestión, la planificación y diseño sostenible del paisaje latinoamericano. Para los miembros de la Iniciativa Latinoamericana del Paisaje, las instituciones y los profesionales que trabajan por la salvaguarda del Paisaje y del patrimonio cultural, la inscripción es gratuita. La LALI es una iniciativa sin ánimo de lucro que no cuenta con recursos propios y que se construye con la solidaridad de múltiples actores, organizaciones, gremios, instituciones, por lo tanto, cada participante debe conseguir sus recursos y patrocinios para transporte y alojamiento.

Aguardamos tu presencia en El Quindío, segundo Departamento más pequeño de Colombia y uno de los más bellos en su paisaje rural que, con la declaratoria de paisaje cultural, se ha convertido en uno de los destinos predilectos a la hora de conocer y descubrir “Por los caminos del Quindío”.
Pronto tendremos la página web lista para que se registren pues solo tenemos 500 plazas.

Saludos,

MARTHA CECILIA FAJARDO P.

Sheffield University honoris causa Doctor of Letters (DLitt)
Iniciativa Latinoamericana del Paisaje (LALI) Coordinadora general
Federacion Internacional de Arquitectos Paisajistas (IFLA) Ex-Presidente
IFLA-UNESCO International Landscape Convention Committee Member

martha-fajardo-150x150

 

 

 

 

Captura de pantalla 2017-09-23 a las 19.32.06.png

 

 

Inscríbete aquí: www.pensarelpaisaje.com

 

 

Anuncios

“CARTA AL PRESIDENTE” de Colombia

“Carta al Presidente” es un cortometraje de ficción dirigido por Carlos Uriel Botero Mejia de la Fundación Cine Gratis con Crispetas de Circasia, Quindío (Colombia) y producida por Producciones Pioneros de Montenegro. Esta pieza audiovisual es apoyada por el Ministerio de Cultura a través del Programa Nacional de Concertación Cultural.

 La Fundación Cine Gratis con Crispetas es un fenómeno cinematográfico en la Quindío. Con esta producción de autor, la fundación revela el impacto que tiene para la región la megaminería, la construcción de torres de alta tensión, el abandono del campesinado, la paz, el Paisaje Cultural Cafetero, todo el futuro de una generación.

Desde la Iniciativa Latinaomericana del Paisaje LALI felicitamos y apoyamos a Carlos Uriel Botero y la Fundación Cine gratis con Crispetas por su labor y compromiso con la región.

 

Exposición / Encuentro: Francia en los Andes

La Alcaldía de Burdeos en asociación con la Universidad de los Andes, realiza un Agora en Bogotá en torno a la noción de paisaje. Veintidós películas y entrevistas a arquitectos, urbanistas y paisajistas, consagradas a la idea de patrimonio y a la de espacio público constituyen la base de la exposición. Fotografías de artistas colombianos, Mateo Pérez y Fernando Cruz, así como de voluntarios de la Fundación Cerros de Bogotá, completan este encuentro entre paisajes filmados del mundo y realidades de la identidad colombiana. Debates y un taller entre profesionales y académicos franceses y colombianos buscará dar respuesta a preguntas como: ¿Qué entendemos por paisaje en Bogotá? ¿Por qué es pertinente que Bogotá se interrogue sobre su(s) paisaje(s)? ¿Cómo hacer del paisaje una herramienta de ordenamiento territorial?

Descargar programa AQUÍ

franciaandes

EL NOMBRE DE ANDES DE QUINDÍO EN VEZ DE CORDILLERA CENTRAL

Por Alberto Gómez Mejía

Tal vez desde mediados de la centuria de 1.700, la hoy impropiamente llamada “Cordillera Central” se denominaba “Andes de Quindío”, “Montañas de Quindío” y “Sierra Nevada del Quindío”, nombres que fueron utilizados en los textos de los viajeros que cruzaron estas tierras, durante los siglos XVIII y XIX. La primera referencia que encontramos sobre el nombre “Quindío” para denominar la cordillera aparece en el Diccionario histórico-geográfico de la América Meridional del sacerdote jesuita Giandomenico Coleti, publicado originalmente en Venecia en 1771, en el que aparece este texto: “Quindío (Chindii Montes): montañas altas y quebradas en la Provincia de Popayán, que deben atravesarse para ir a Anserma y otros lugares. El camino es impracticable en el invierno, y aún en el verano es difícil y peligroso. El clima es muy frío”. También José María Espinosa, en 1813, se refiere a la “Montaña de Quindío”. Charles Saffray describe la región con estas palabras: “Altas montañas cuyo conjunto se designa con el nombre de Quindío”. En la nota necrológica que Francisco José de Caldas publicó en 1808 en el Semanario del Nuevo Reyno de Granada, a raíz de la muerte de José Celestino Mutis, dijo que, para sus operaciones de investigación, el científico se había asentado en la localidad de Mariquita, “situada esta ciudad al pie de los Andes de Quindío”.

Entre 1550 y 1850 se presentó en el planeta una “pequeña edad de hielo”, lo que explica la razón por la cual Alexander von Humboldt y Aimé Bonpland hubiesen hecho referencia a la “Cordillera Nevada del Quindío” o de las “Montañas nevadas del Quindío” . A su turno, Gasphar Theodore Mollien, con ocasión de su viaje en 1823, hablaba de “las montañas cubiertas de nieve que forman el Quindío”. En una misiva que el Cabildo de Ibagué le envió al Virrey José Solís Folch de Cardona, Duque de Montellano, le manifestaba que “… en esta miserable ciudad solo se mantiene de los sugetos (sic) que transitan una montaña que llaman Quindío, la que resulta su traspaso a las provincias del Chocó camino sumamente brevísimo para aquellas Provincias, como para la de Popayán, Buga, Cali, Cartago y otros parages (sic)…”. A su turno, la palma de cera del Quindío, Ceroxylon quindiuense, adquirió esa denominación por las poblaciones que aún subsisten en el departamento del Tolima, por cuanto los científicos se toparon con ella en las inmediaciones de Toche, por el camino nacional, cuando venían de Ibagué, rumbo a Cartago. Esto confirma simplemente que Toche hacía parte de la región de los Andes de Quindío y que de allí el nombre de la palma.

El vocablo Quindío aparece originalmente escrito sin tilde y en ciertos casos con terminación en u, “Quindiu”. Inclusive en algunos eventos la copian con acento agudo, “Quindiú”; así por ejemplo, Humboldt afirma que “los habitantes de los Andes de Quindiú fabricaban cirios con la capa espesa de cera que envuelve el tronco de una palmera [Ceroxylon andicola, que hemos divulgado en las plantas equinoccionales, t.I p.9, lam. I y II]” . En otra obra el mismo Humboldt hacía referencia al paso “de la montaña Quindiu o Quindio, entre las ciudades de Ibagué y Cartago”. Por su parte, Alcide D’Orbigny señalaba en 1836 que “el camino entre Ibagué y Cartago pasa por el Quindiu”. Finalmente, el botánico Aimé G. Bonpland también utilizó la denominación “Quindiu”, como puede leerse, por ejemplo, en la carta que le envió a José Celestino Mutis desde Popayán el 27 de junio de 1802. Eliseo Reclús así lo condensaba finalmente: “La rama central de los Andes colombianos está netamente limitada por el curso de los ríos gemelos, el Magdalena y el Cauca; a menudo se le da el nombre de Cordillera del Quindío, por el de su famoso boquerón que se halla en la mitad de su trayecto. Es de las aristas colombianas que ofrece más acabado aspecto de una cordillera regular desprovista de macizos laterales: también ostenta las cumbres más altivas y alpestres del país”.

Conforme a estos y a otros testimonios, la región denominada “Quindío” ocupaba originalmente un territorio aproximado de 15.000 km², con un rango altitudinal entre los 500 y los 5.000 metros sobre el nivel del mar, diferentes pisos térmicos, una interesante multiplicidad de ecosistemas (desde la vegetación xerofítica hasta las áreas nivales, pasando por los páramos, los bosques de niebla y los bosques premontanos), una exuberante diversidad de especies de flora y fauna y unos paisajes de ensoñación. Este territorio, enmarcado entre los 4º y los 5º 15’ de latitud norte y entre los 74º 45’ y los 76º de longitud occidental, estaba cruzado durante el siglo XIX por los límites geopolíticos de los Estados Soberanos del Cauca, Tolima y Antioquia, y comprendía la totalidad del departamento del Quindío (que no alcanza los 2.000 km²) y algunas porciones de los actuales departamentos de Risaralda, Caldas, Valle y Tolima, en los Andes centrales de Colombia: iba desde el río Cauca hasta el río Magdalena y desde el sur del departamento del Quindío hasta la mitad del departamento de Caldas, aproximadamente. Toda esta región tuvo una significativa comunidad indígena, la misma que fue masacrada durante el genocidio español, que se llama con eufemismo “Descubrimiento de América y conquista española”. James Parsons hace sobre este tema una referencia muy ilustrativa sobre nuestras etnias locales: “Todo indica la existencia de una densa población en el territorio antioqueño. La ocupación de las tierras agrícolas óptimas de la hoya del Quindío ha debido ser una de las más densas de toda la América meridional precolombina. Con datos incuestionables, Tulio Ospina considera que es muy lógico calcular una población aborigen de 600.000 para Antioquia en los días de la conquista… Con la adición del Quindío, densamente poblado, la cifra puede aumentarse por lo menos a un millón…”. Cuando Humboldt cruzó el Quindío en octubre 1803, hizo referencia a que el único grupo humano era uno pequeño de indígenas Pijaos, que ocupaban la tierra más fría de las montañas de la región, y que habían sobrevivido al exterminio, y huido de los europeos, para refugiarse en las zonas más altas; todos los demás fueron aniquilados por los representantes del imperio español. Luego de casi doscientos años de abandono, cuando ya transcurría la mitad del siglo XIX, la región comenzó a ser nuevamente ocupada por seres humanos, principalmente por antioqueños. Se llamaba entonces la cordillera “Andes de Quindío”.

Según Humboldt, la palabra Andes proviene de la dicción “Antis, de Anta, cobre en la lengua quichua”; y el vocablo Quindío, por su parte, está relacionado con los Quindos, uno de los varios grupos indígenas que habitaron en la zona antes del etnocidio español.
No pudimos establecer en qué momento las autoridades encargadas de la nomenclatura geográfica de Colombia, resolvieron cambiar la denominación de Andes de Quindío por el de Cordillera Central. Porque dicho sea de paso, si se confirma la teoría de la formación de una nueva cordillera de la cual harían parte la Serranía del Baudó y la isla Gorgona, quedarían cuatro cordilleras y no habría una central, por lo que necesariamente tendríamos que regresar al bello nombre original de nuestra cadena montañosa, “Andes de Quindío”, como nosotros lo hacemos.

Documento en PDF con referencias bibliográficas

III Simposio Paisaje y Territorio

La Facultad de Ciencias del Hábitat invita al III Simposio “Paisaje y Territorio: Responsabilidades frente al cambio climático”, el cual se realizará el día 25 de abril de 2016.

En el marco de la celebración de “abril, mes mundial del paisaje”, la SAP, Sociedad Colombiana de Arquitectos Paisajistas y la Facultad de Ciencias del Hábitat de la Universidad de La Salle realizarán el “III Simposio Paisaje y Territorio: Responsabilidades frente al cambio climático”; el evento se realiza con el apoyo de IFLA (International Federation of Landscape Architects), la Fundación Cerros de Bogotá, la Sociedad Colombiana de Arquitectos Regional Bogotá y Cundinamarca -SCA- y LALI (Iniciativa Latinoamericana de Paisaje).

 

Fecha: 25 de abril del 2016

Lugar: Auditorio Gabriel Serrano Camargo, Bogotá, Colombia

⇒ Inscríbete aquí

 

AFICHE+SIMPOSIO+PAISAJE+Y+TERRITORIO

Conferencia de Ricardo Cruz da Sousa en Bogotá

banner
En el marco de la celebración de “abril, mes mundial del paisaje”, el arquitecto paisajista de la Universidad de Santiago de Guayaquil, Ricardo Cruz da Sousa, dictará la conferencia “Infraestructura verde para la disminución del riesgo en asentamientos informales de la región tropical de América Latina”, en el Auditorio principal de la Universidad Piloto de Colombia, el Miércoles 13 de abril, a las 10:00 am

Tema de la conferencia:
Los asentamientos urbanos informales en la región tropical de Latinoamérica ocupan muchas veces, zonas de riesgo de inundaciones. Con la expansión urbana en esta región estimada para las próximas décadas y con el incremento de la frecuencia y magnitud de las inundaciones previstas por el cambio climático y por fenómenos extremos como “El Niño”, estos asentamientos están cada vez más vulnerables a daños y pérdidas, a conflictos sociales y a riesgos para la salud pública. Esta investigación aplicó un enfoque cuantitativo para evaluar el efecto de la infraestructura verde en la disminución de las áreas inundables y consecuente riesgo para la población y de esta manera, apoyar a la búsqueda de la mejoría de la calidad de vida en muchos asentamientos informales ubicados en zonas de alto riesgo de inundación en ciudades de la región tropical de Latinoamérica. Para esto, se empleó un alcance correlacional, en donde se estableció el efecto de la aplicación de una infraestructura verde sobre un fenómeno específico. Dentro del presente trabajo se ha definido como variable dependiente, el riesgo de inundaciones en dos sectores de la Provincia del Guayas, Ecuador – la Ciudad de Durán y el Monte Sinaí, Cantón Guayaquil – fenómeno que durante los últimos años ha despertado el interés por parte de varias instituciones debido a sus vulnerabilidades crecientes. Por otro lado, la variable independiente es la infraestructura verde, en esto caso, vista como el conjunto de herramientas de control de la escorrentía urbana, aunque sus beneficios sean múltiples. La relación de estas dos variables permitió evaluar el comportamiento del fenómeno y demostrar la reducción del riesgo de inundación.”

Lugar y fecha de la conferencia:
Miércoles 13 de abril
10:00 am
Auditorio principal APR
Universidad Piloto de Colombia

Más información: arq. Anna Maria Cereghino

Jefe Laboratorio de Diseño
Programa de Arquitectura
Universidad Piloto de Colombia
banner2

Pijao es ya la primera ciudad Slow de Latinoamerica

En Pijao ni siquiera los pocos bares que existen traspasan los niveles de ruido permitido, como el Bar Social, que lleva 75 años en el pueblo

El municipio de Pijao (Quindío) entró oficialmente hacer parte la red mundial de Cittaslow, o Ciudades sin prisa, y se convirtió en el primer pueblo slow de Latinoamérica, tras el anunció que en este sentido hiciera durante la visita a esta población el pasado 22 de octubre el director de la organización italiana, Pier Olivetti.

De esta manera Pijao hace parte ya del exclusivo grupo de 221 ciudades que a nivel orbital viven en comunión con la naturaleza, la cultura local y la comida sana, y que les brindan a sus pobladores una buena calidad de vida y, sobre todo, mucha tranquilidad.

En Pijao ni siquiera los pocos bares que existen traspasan los niveles de ruido permitido, como el Bar Social, que lleva 75 años en el pueblo y es el punto de encuentro. También está el bar Los Recuerdos, que más parece un museo, pues conserva más de 4.000 long plays y 11 mil imágenes de cantantes de tango y boleros. Y los establecimientos comerciales no tienen exceso de publicidad, sus letreros están hechos en madera.

Mónica Liliana Flórez Arcila, comunicadora social, ex concejal e investigadora etnográfica oriunda de esta misma población es la gestora de esta iniciativa, que se traducirá en una verdadera alternativa para el desarrollo del turismo rural sustentable gracias a la riqueza ecológica que tiene la zona.

Según Flórez, la idea encaja perfectamente alrededor de los compromisos que emanan de la declaratoria del Paisaje Cafetero Colombiano como Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la Unesco, pues se articula al plan emprendido para la conservación ambiental de la zona, embellecer las fachadas, así como otros sobre huertas orgánicas comunitarias con mujeres y niños, al igual que un programa de educación ambiental y gastronomía saludable con el apoyo del Sena y otras instituciones.

¿Qué es el Paisaje Cultural cafetero?
Logo-Paisaje-Cultural-Cafetero
Se trata de un territorio compuesto por seis zonas localizadas en 47 municipios de los departamentos de Caldas, Quindío, Risaralda y Valle del Cauca, rodeadas por un área de influencia o amortiguamiento. El PCC demostró un Valor Universal Excepcional que incorpora el esfuerzo humano y familiar, la cultura desarrollada en torno al café, el capital social generado por el gremio cafetero y la coexistencia entre tradición y tecnología. Son estas las razones por las que el Paisaje Cultural Cafetero fue inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, el pasado 25 de junio de 2011

PIJAO QUINDIO FIRST SLOW TOWN IN LATINAMERICA 

The municipality of Pijao (department of Quindío) entered the Cittaslow international network (for Slow city in Italian) and became the first slow town in Latinoamérica.

This as announced by Italian Organization Director, Pier Olivetti and by Pijao?s mayor, Alberto Peña. This Quindian locality is now part of a select group of 221 cities which live in harmony with environment, local culture and healthy food giving their inhabitants a high quality of life and, mostly, tranquility. At Pijao, not even the few existent bars overpass the noise limit, such as Bar Social with over 75 years of existence and which is a local meeting point. There is also Los Recuerdos Bar (Memories Bar) which is more like a museum as it stores 4000 longplays and 11.000 tango and bolero singers? pictures. Also, commerce establishments have no advertising excess and signs are made of wood.
The road for this dream to come true started 9 years ago when Mónica Flórez Arcila, a Social Communicator (Bachelor in Journalism) who was born in the municipality created PijaoCittaslow Foundation and promoted the idea among citizens and local authorities.
Fuente:

Democratización de conceptos hacia la resiliencia desde el alma

Por Diana Wiesner

“Tenemos que recordar que lo que observamos no es la naturaleza en sí misma, sino la naturaleza expuesta a nuestro método de cuestionamiento y percepción” — Werner Heisenrberg

Diana-Wiesner_avatar_1410136448-160x160

Para hablar de sostenibilidad a nivel urbano, resulta fundamental entender las particularidades sociales, producidas a partir del contexto histórico, económico y cultural de los territorios pertenecientes a cada centro urbano. Dentro de las ciudades latinoamericanas el crecimiento informal se ha dado principalmente por un desplazamiento de la población desde zonas rurales hacia grandes urbes atractivas, principalmente por ofrecer oportunidades más prometedores respecto a su producción económica y oferta laboral. Particularmente, en el caso colombiano, el conflicto armado interno, así como escasez asociada a fenómenos ambientales tales como carencia de agua ha contribuido fuertemente al traslado forzoso de familias enteras, o desintegradas, hacia lugares que ofrezcan “supuestamente” una mayor seguridad y estabilidad, es decir, grandes ciudades, en donde, además de las ventajas anteriormente planteadas, tienen mejor acceso a instituciones gubernamentales.

Al igual que las personas desplazadas por el conflicto, diferentes personas que no pueden acceder al suelo urbano, se asientan en la periferia de la ciudad, conformando  fenómenos de asentamiento humano “sin control” en los que se da una expansión urbana “natural” y poco planificada hecha por los propios habitantes. Estas zonas de crecimiento informal coinciden, no fortuitamente, con los lugares de mayor marginalidad en la ciudad, pues la ocupación de lotes en la periferia urbana se ha dado en zonas de difícil accesibilidad y servicios por la presencia de fuertes accidentes geográficos como laderas, bordes de ríos, pendientes muy inclinadas, entre otros sectores sin infraestructura y al margen de la legalidad debido a que son zonas no construibles según las políticas de suelo. Lo anterior, hace de estos espacios altamente susceptibles a riesgos ambientales y geológicos como deslizamientos, incendios, inundaciones, entre otros (Motta C., Sobotová L. 2015).

1.-LAS-VIOLETAS-Daniel-Pineda-1043x560

Barrio Las Violetas, Sur de Bogotá. Photo Daniel Pineda

Las ciudades en Latinoamérica predomina la desigualdad y el 57 % de la población que vive en situación de pobreza esta empleado en el sector informal. En este sentido, ciudades en donde la informalidad parece ser el común denominador, resulta fundamental que el concepto integral de sostenibilidad debe llegarle a todos, pues, de cara a procesos de expansión urbana con baja planificación, son los agentes y habitantes de los barrios quienes se vuelven responsables por la gestión ambiental de su lugar y paisaje.

En la actualidad es posible encontrar múltiples propuestas en torno al discurso de ciudades sostenibles, en los cuales se implementen sistemas de infraestructura verde y se protegen sus recursos naturales para garantizar la oferta de servicios eco sistémicos. Sin embargo, este discurso se encuentra concentrado entre los académicos, los profesionales especializados y un porcentaje limitado de población.

Producto de ello, los términos en los que se planea la ciudad, y sus respectivas propuestas sostenibles, resultan alejados de las poblaciones, las cuales están construyendo sus espacios de manera tendencial como lo hacen otros grupos asentados en el territorio, sin contemplar temas como el agua, la vegetación o el espacio libre. A cambio, se privilegian lógicas de supervivencia y permanencia en el territorio.

2.-Medellin-dwiesner-747x560

Comuna 11 en Medellín, Colombia. Foto Diana Wiesner

En el caso de Colombia, las pequeñas poblaciones localizadas en lugares geográficos de población diversa, difícil acceso y topografía inestable han estado influenciados por los modelos de transformación de lo público, como se observa ciudades de mayor densidad como Bogotá o Medellín. En Bogotá, lo anterior se ha evidenciado en una tendencia hacia espacios endurecidos y alejados de la aplicación de infraestructuras ecológicas, por lo cual, si bien el Espacio Público ha aumentado en cantidad, la calidad de su función ecológica y ambiental sigue siendo un reto. Por tanto, ciudades localizadas en el Amazonas, como lo es Leticia y otras ciudades aparecen ejemplos de espacios públicos , que no corresponden a su contexto social, geográfico y climático .

Esta problemática se asocia a una escala mayor, pues el Espacio Público en Latinoamérica todavía se asocia con la connotación de espacio construido e impermeable. Un ejemplo de ello es la peatonalización de varias vías vehiculares para el disfrute peatonal, que en términos de la priorización del peatón sobre el vehículo automotor, es un gran avance, pero en términos ambientales se aplican muy pocas consideraciones, salvo la inclusión de la arborización.

Santander-Park-Florencia-Amazonas-Photo-Desiderio-Martínez-842x560

Parque Santander, Florencia, Amazonas. Foto: Desiderio Martínez

Ciudades como Montería, Córdoba, muestra que existen excepciones importantes. Allí, se evidenciaba una apropiación de la ronda del río, lo cual permitió que al momento de plantear una recuperación de la ronda por parte de la Alcaldía e integrando a la población, se velara por mantener la arborización del lugar y por generar un espacio en común que promoviera el beneficio social y los procesos de cohesión, a pesar de que esto no estuviera planteado dentro de los principios de sostenibilidad urbana.

En este caso, es posible observar que se ponen en práctica múltiples conceptos que parecen limitados a los expertos, pero que en realidad hacen parte del cotidiano de las poblaciones. Algunos de estos conceptos son: resiliencia, gestión de biodiversidad, cambio climático, sostenibilidad, desarrollo de bajo impacto, servicios ecosistemicos, infraestructura verde, entre otros.

Río-Sinu-Monteria-Colombia-Foto-Diana-Wiesner--608x560

Río Sinu, Monteria Colombia. Foto: Diana Wiesner

nuqui-foto-alejandra-artunguaga

Nuquí, Colombia. Foto: Alejandra Artunduaga

Adaptación transformadora:“Es un proceso capaz de cambiar los atributos fundamentales de un sistema, en respuesta al clima y sus impactos”.IPCCC 2014

Biodiversidad:

Según  el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (UNEP- WCMC, 2013)  la palabra biodiversidad es una contracción del término diversidad biológica. Diversidad es un concepto que refiere al rango de variación o diferencias entre un rango de entidades; de manera que diversidad biológica refiere a la variedad dentro del mundo viviente.

Infraestructura verde- Infraestructura ecológica:Red estratégicamente planificadade espacios naturales y seminaturales y otros elementos ambientales diseñados ygestionados para ofrecer una amplia gama de servicios ecosistémicos. Incluye espacios verdes (o azules si se trata de ecosistemas acuáticos) y otros elementos físicos en áreas terrestres (naturales, rurales y urbanas) y marinas* (Conama 2014)
Climate change (FCCC usage)A change of climate, which is attributed directly or indirectly to human activity that alters the composition of the global atmosphere and which is in addition to natural climate variability observed over comparable time periods. Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC)

Desarrollo de Bajo Impacto: works with nature to manage stormwater as close to its source as possible. LID employs principles such as preserving and recreating natural landscape features, minimizing effective imperviousness to create functional and appealing site drainage that treat stormwater as a resource rather than a waste product. La Agencia de Protección Ambiental (Environmentral Protection Agency -EPA).

Resilience: is the capacity of a system, be it an individual, a forest, a city or an economy, to deal with change and continue to develop. It is about how humans and nature can use shocks and disturbances like a financial crisis or climate change to spur renewal and innovative thinking.” The Stockholm Center of ResilienceSostenibilidad: A diferencia de la sustentabilidad, implica el aprovechamiento de los recursos sin agotarlos.

Los términos anteriormente planteados requieren por un lado, que se dé una simplificación del lenguaje para los agentes que habitan y construyen informalmente el territorio, y por otro, que se reconozcan y se examinen las prácticas existentes en los asentamientos que representan los conceptos anteriormente mencionados. Un ejemplo importante para ello es el caso de los barrios de origen informal ubicados en los Cerros Orientales de la ciudad de Bogotá. Esta cadena montañosa se constituye como una Reserva Forestal de más de 13.000 hectáreas debido a su riqueza en biodiversidad y fuentes hídricas, y representa el límite natural al oriente de la ciudad. Allí se encuentran barrios de enorme heterogeneidad social, pues es posible encontrar tanto sectores muy privilegiados como asentamientos de origen informal. En estos últimos, que representan zonas marginadas de la ciudad, es posible hallar ejemplos de organización social que se visibilizan algunas propuestas con intenciones sostenibles.

Los especialistas, por una parte deberían trabajar mas cercanos a la población, no solamente en consultas sino durante todo el proceso y ser mas receptivos en aprender igualmente sobre los procesos cotidianos de resolución del riesgo o de problemática ambiental que la propia gente realiza y que se enmarcan dentro de la sostenibilidad.

Uno de las prácticas más claras y reiteradas es el caso de acueductos veredales y comunitarios que, ante la ausencia de un servicio de acueducto y alcantarillado, han logrado hacer uso de los servicios eco sistémicos de la montaña. En este sentido, el cuidado de las fuentes hídricas se convierte también en un interés directamente relacionado con la subsistencia, razón por la cual estos procesos vienen relacionados con la recuperación, uso y cuidado de las quebradas, otra práctica importante que se ha dado en el territorio de Cerros, evidenciando una necesidad de hacer un uso sostenible por los recursos. Adicionalmente, ligado al cuidado del entorno y el mantenimiento del mismo, vienen otros intereses, como la creación de proyectos que fomenten el uso de la montaña y aumenten el espacio público de la ciudad. El Agroparque los Soches, el parque Entre Nubes, la Reserva de la Sociedad Civil del Umbral Cultural Horizontes, entre otros, han representado la posibilidad de que los Cerros Orientales se conviertan en referentes de los conceptos planteados para la sociedad civil y no sólo para quienes habitan en los Cerros.

El reconocimiento de las prácticas existentes en los Cerros Orientales muestra la manera como los términos usados por los expertos se apropian y se usan en las poblaciones que precisamente encuentran mayores retos ambientales. Su ubicación en el límite de la reserva hace que su impacto con el ecosistema sea aún mayor, presentando maneras particulares de relacionarse con el entorno. Si bien la construcción formal e informal en estos sectores debe suspenderse, el acompañamiento y participación por parte de asentamientos informales es fundamental para tener ciudades sostenibles, lo cual implica que los discursos académicos y de expertos tengan un mayor diálogo e intercambio en escenarios locales.

VILLA-ROSITA-DWIESNER-747x560

 

CASA-VILLA-ROSITA-DWIESNER-420x560

DOÑA-R-VILLA-R-DWIESNER-420x560

Fotos Ecobarrio Villa Rosita por Diana Wiesner

foto-claudio-valcamonico

Persona sin hogar,Río Medellín . Foto: Claudio Valcamonico

Sigue leyendo