El Recorrido de la LALI 2012

La inspiración

Ha sido un largo viaje desde el 2005 cuando la presidenta de IFLA, fue invitada a participar de la tercera reunión del taller para la implementación de la Convención Europea del Paisaje, en Irlanda. La reunión en Cork fue inspiradora. Todas las grandes declaraciones a partir de esta fecha están vinculadas con la visión en donde el paisaje se convierta en una herramienta integral para la conservación, protección y gestión del territorio.

La adopción de la Convención Europea del Paisaje ha colocado el rol del paisaje como un componente esencial del bienestar colectivo y ha puesto en relieve la necesidad del manejo del paisaje en todas las escalas, por toda la región; desde áreas densamente pobladas, regiones urbanas, espacios abiertos urbanos, espacios remanentes y suburbanos, escenas de la vida diaria, así como también lugares con alto valor patrimonial, tangible e intangible, paisajes, e importancia natural.

Desde el 2006, la Federación Internacional de Arquitectos Paisajistas (IFLA) promueve la idea de una Carta Global del Paisaje. En primer lugar en el Consejo Mundial de la IFLA en Minneapolis, luego en el 2010 en el Consejo Mundial de la IFLA en Suzhou, China, los miembros acordaron unánimemente  hacer un llamado al Director General de la UNESCO para evaluar la factibilidad de nuevos instrumentos normativos para una “convención mundial del paisaje”.  Se designó un grupo de trabajo coordinado por Kathryn Moore, LI; Patricia O’Donnell, ASLA; Xiaoming Liu, CHSLA; y Martha Fajardo, SAP.

Establecer la necesidad de dar forma a una propuesta para una convención internacional del paisaje  ha sido un esfuerzo colectivo. Al seminario de expertos organizado por la UNESCO, y celebrado en su sede,  en octubre del  2010, asistieron 23 expertos incluyendo abogados, arquitectos paisajistas, arquitectos, geógrafos, planificadores, ingenieros, biólogos, antropólogos, ecologistas y desarrolladores, de varias regiones (Africa, Europa y Norteamérica, Latinoamérica, y los Estados Árabes); representantes de las agencias de las Naciones Unidas, organismos intergubernamentales internacionales; centros y asociaciones, organizaciones nacionales y no gubernamentales, universidades, y otras organi-zaciones incluyendo el Consejo de Europa. Aunque no fue adoptada por las autoridades de la UNESCO en mayo de 2011, el nivel de apoyo fue tal que creemos firmemente que su aceptación es cuestión de tiempo.

La presente propuesta ha sido, también, estimulada por la discusión sobre la Convención Internacional del Paisaje (ILC), desarrollada en reuniones convocadas por la UNESCO y la IFLA; la Cumbre de los Pueblos de Río+20; el Foro Urbano Mundial WUF6 HPF en Naples; la Reunión Internacional de la UNESCO realizada en Florencia del 19 al 21 de septiembre de 2012 y su Declaración de Florencia sobre el PAISAJE.

Latinoamérica, una región conocida por su diversidad geográfica, natural y cultural, es un territorio paisajísticamente rico. Esta riqueza, junto con la exuberancia de su biodiversidad, ofrece a sus habitantes un vigoroso ambiente para el disfrute, por lo tanto, para protegerlo, parece necesitarse poco esfuerzo. Esta es, seguramente, una de las razones por las cuales hasta hace poco la región no se había preocupado por el cuidado del paisaje. El acelerado crecimiento económico durante la segunda mitad del siglo pasado junto con otras peculiaridades de la actividad regional, ha tenido considerable impacto negativo sobre nuestros paisajes. Latinoamérica enfrenta, actualmente, serios problemas ambientales cuya expresión y percepción causa problemas en el paisaje.

Hoy en día, la sociedad Latinoamérica está totalmente conciente de que las presiones tecnológicas y demográficas son una amenaza para numerosos recursos tanto naturales como culturales, entre ellos el paisaje, en su condición de tal junto con la calidad ambiental, el valor histórico y cultural y como recurso económico por el valor de la tierra.

Por consiguiente, sentimos que necesitamos seguir adelante para estimular las iniciativas regionales y locales por medio de un acuerdo que establezca al paisaje como una herramienta holística para la planificación, manejo y concreción del desarrollo sostenible; proteger el pasado pero forjando el futuro, reconociendo las vitales conexiones entre gobierno, gente, cultura, patrimonio, salud y economía.

La campaña ha comenzado. Las sociedades de arquitectos paisajistas de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela como miembros activos de las Américas de la IFLA se hacen eco de esta estrategia global. La propuesta y la promoción se ha iniciado con cada Carta del Paisaje de las asociaciones, y el entendimiento de que trabajando juntos como región obtendremos más beneficios. Así es como fue concebida la Iniciativa Latinoamericana del Paisaje (LALI) que es, ciertamente, una importante contribución para el desarrollo de una convención internacional del paisaje.

La Creación

Después de numerosos borradores y la contribución de varias personas de la región latinoamericana, la LALI llegó a un consenso en agosto de 2012. Luego, la LALI fue lanzada formalmente en una ceremonia en la Conferencia IFLA SAP, en Medellín, en octubre de 2012.

La Iniciativa Latinoamericana del Paisaje (LALI) es una declaración de principios éticos fundamentales para promover el reconocimiento, la valoración, la protección, el manejo y la planificación sostenible de los paisajes Latinoamericanos por medio de la adopción de acuerdos (leyes, acuerdos, decretos, regulaciones) que reconozcan la diversidad local, regional y nacional, y los valores tangibles e intangibles del paisaje, así como también, los principios y procesos para protegerlos.

La Iniciativa LALI es el producto regional de todo un año de diálogo intercultural sobre objetivos comunes y valores compartidos. El proyecto de la iniciativa comienza como parte de la Iniciativa para la Convención Internacional del Paisaje (ILC) de la UNESC), pero fue llevada adelante y perfeccionada por la sociedad civil.

La redacción de la LALI implicó un inclusivo y participativo proceso de los 15 países. Este procedimiento es la principal fuente de su legitimidad como marco ético de guía. La validez del documento ha sido, además, reforzado con su aprobación por más de 400 participantes, incluyendo gobiernos locales y organizaciones internacionales. La ratificación está abierta a todas las personas e instituciones.

Redactada en Colombia el 30 de agosto de 2012, la declaración de la LALI fue redactada en español, inglés y portugués, siendo los tres textos igualmente auténticos, con un único contenido que será depositado en el Observatorio Latinoamericano del Paisaje.

La Aspiración

El periplo acaba de comenzar. La LALI es todavía un bebé… es el umbral donde el joven se encuentra con la adultez. La LALI es el comienzo de una alegre ocasión. Es un tiempo para acumular sabiduría. Necesitamos consejo y apoyo. El recorrido puede ser difícil pero, seguramente, excitante.

Nos comprometemos a promover acciones a escala nacional y regional.

ESCALA NACIONAL:

  1. Integrar el concepto, y el objetivo paisaje, en políticas dirigidas a la protección, manejo y distribución de la tierra, particularmente, en aquellas que podrían tener repercusiones directas o indirectas sobre el paisaje.
  2. Reconocer legalmente al paisaje como la expresión de la diversidad de un patrimonio compartido, natural, cultural o mixto, y la base de la identidad.
  3. Propulsar la activa participación de autoridades y líderes nacionales y de actores interesados en la formulación y aplicación de políticas de paisaje.
  4. Promover la comprensión, para crear mayor conciencia entre la sociedad civil, organizaciones privadas, y autoridades públicas, sobre el valor de los paisajes, su importancia, potencial para el desarrollo y transformación, armoniosa y rítmica, y su capacidad y fragilidad.
  5. Alentar investigaciones que apunten a la identificación, calificación y categorización de paisajes, por medio de la competición de especialistas interesados, con el propósito de conocer mejor los paisajes, intercambiar experiencias y metodologías, organizadas en nombre de e incluyendo consultas públicas.

ESCALA REGIONAL:

  1. Apoyar la inclusión internacional de la dimensión paisaje en políticas y programas.
  2. Prestar asistencia técnica y científica e intercambio de experiencias y producto de investigaciones sobre temas de paisaje.
  3. Fomentar el acceso a la información sobre temas de paisaje.
  4. Apoyar la difusión de información por parte de profesionales especializados hacia los ciudadanos, en general, y la formación de educadores, en particular.
  5. Intercambiar información sobre la tónica de la LALI y tratar de reforzar la eficacia de sus medidas.
  6. Recopilar y dar a conocer exitosos ejemplos de buenas prácticas de paisaje.
  7. Estimular buenas prácticas con reconocimiento público y la creación del Premio del Paisaje Latinoamericano.
  8. Proponer normas específicas para los paisajes transfronterizos, fomentando la cooperación a nivel nacional y regional y, si fuera preciso, elaborar y poner en práctica programas de valoración del paisaje.
  9. Elaboración y manejo de un sistema de identificación y observación de paisajes (Observatorio Latinoamericano del Paisaje).

Creación del Consejo Latinoamericano del Paisaje con el propósito de dar capacidad de monitoreo a la LALI, constituido por los miembros signatarios y otros, con su propia financiación y de la cooperación internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s